En cuestión de marcas, ¿cómo se considera las palabras que no son parte del conocimiento común o se derivan de un idioma diferente al español?

Se consideran signos de fantasía y en consecuencia, es procedente su registro como marcas. No obstante, si el significado conceptual de las palabras en idioma extranjero se ha hecho del conocimiento de la mayoría del público consumidor o usuario, y además, se trate exclusivamente de vocablos de uso común en relación con los productos o servicios que se pretende identificar, dichos signos no son registrables.

Lea la interpretación prejudicial del Tribunal de Justicia de la Comunidad Andina

Fuente:Notinet